Fatiga relacionada con el cáncer

La fatiga es uno de los efectos secundarios que más merman la calidad de vida de los pacientes con cáncer. Se presenta en casi el 70% de los casos tras haber acabado los tratamientos de quimioterapia y radioterapia. En este artículo no nos centraremos en explicar las causas de esta fatiga ya que es algo complejo. Influyen factores hormonales, bioquímicos, moleculares, etc. Es importante destacar que la fatiga presente en el cáncer recibe su propio nombre y se denomina fatiga relacionada con el cáncer. Esto se debe a que no hay relación directa entre el esfuerzo que se realiza y la fatiga que se percibe, siendo inversamente proporcional. Poco esfuerzo induce muchísima fatiga. En gran medida debido a una desregulación metabolica del organismo producida por los tratamientos, sobre todo por la quimioterapia.  

 

Por ello nos centraremos en hablar de su tratamiento o pautas de actuación. Hace muy poco, en Marzo de este mismo año, se publicó un estudio muy interesante en la revista JAMA Oncology sobre fatiga y ejercicio físico.

 

En éste se llega a la conclusión de que el ejercicio físico es la herramienta más potente para disminuir la fatiga. Más que cualquier fármaco o terapia alternativa. La fatiga es uno de los efectos secundarios que más daña la calidad de vida de las personas con cáncer. Como se puede observar en éste artículo, y en muchos otros, mejora en gran medida con el ejercicio físico, en concreto aquel que se denomina concurrente que es el que mezcla ejercicio aeróbico con ejercicio de fuerza o neuromuscular. También queremos destacar que se han llevado a cabo estudios que correlacionan el ejercicio de fuerza con aquellos que se denominan de relajación, yoga o similares. En estos estudios se observa como todas las variables de la fatiga mejoran en los grupos de fuerza de manera significativa en relación a los de relajación, yoga o similares. Esto se debe a que el entrenamiento de fuerza es capaz de actuar sobre aquellos factores que están desregulados en esta fatiga relacionada con el cáncer.

 

Por otra parte, debemos destacar que en la NCCN (National Cancer Comprehensive Network), que es una guía de práctica clínica para todo profesional sanitario sobre como intervenir con estos pacientes, se habla del ejercicio físico como la primera estrategia no farmacológica para hacer frente a éste efecto secundario. Como comenté en un principio la padece alrededor del 70% de los pacientes y gobierna sus vidas impidiendo realizar sus actividades de la vida diaria y trabajar, empeorando su calidad de vida. A su vez esta fatiga les lleva a un círculo vicioso que generá una pérdida de la condición física y también empeoramiento de la composición corporal, aumenta la grasa corporal y disminuye la masa muscular, niveles de fuerza, fitness cardiorespiratorio, etc. Esto es muy grave ya que condiciona mucho el pronóstico y calidad de vida de estas personas. Este desajuste en la composición corporal puede generar grandes problemas e incluso una recidiva, ya que como comento en el artículo de composición corporal la grasa es un potente órgano endocrino que está directamente relacionado con el cáncer. Atribuyéndole gran culpa de los cánceres a día de hoy.

 

Una vez entendido esto me pregunto: ¿Por qué no se pauta si se sabe de su relevancia?. En gran medida porque quizás otros profesionales sanitarios no conocen estos beneficios o simplemente no cuentan con profesionales del ejercicio que puedan asesorar y ayudar a sus paciente con ejercicio físico para mejorar la fatiga y otros efectos secundarios.

 

REFERENCIAS

  • https://www.nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/fatigue.pdf
  • Karen M. Mustian, PhD, MPH1; Catherine M. Alfano, PhD2; Charles Heckler, PhD, MS1; et al. Comparison of Pharmaceutical, Psychological, and Exercise Treatments for Cancer-Related Fatigue A Meta-analysis. JAMA Oncol. Published online March 2, 2017. doi:10.1001/jamaoncol.2016.6914
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Health&Exercise Clinic